Pese a los "aumentos" el salario mínimo real ha caído 38% durante 2017