Caracas, Venezuela -

La constituyente sangrienta.

Secretario Político en el Comité Ejecutivo Nacional de Acción Democrática

 

La Asamblea Constituyente Comunal es ilegal, ilícita e ilegítima porque no la convocó el pueblo, punto. Una constituyente  legalmente convocada tiene un poder supremo para decidir cualquier cosa, porque el constituyentista es un representante del pueblo, quien lo elige en su soberanía y por tanto solo puede hacer lo que el pueblo le haya autorizado, en el referendo convocado para tal fin. Pero la constituyente de Maduro no es este caso, punto. Así que esos nombres que  el CNE  proclamó como constituyentistas no pueden eliminar los poderes, punto.  Toda Asamblea Constituyente, legalmente convocada, debe tener un tiempo definido y es solo para modificar la constitución, no para decidir decretos constituyentes. La primera razón expuesta invalida todas las demás y, aun cuando fuese legal, no puede hacer lo que el régimen está diciendo. Un proceso nulo, con un triste saldo de 16 personas asesinadas , allanamientos, represión de la pura y dura, incluyendo heridos, detenidos y hasta casos de robos a locales comerciales en el centro de Caracas por el personal de seguridad, donde el ministro de la Defensa se lava las manos de buenas a primeras diciendo que en ninguno de los casos hay personal militar implicado. Durante ciento veinte días el pueblo habló a través de la calle y fue reprimido brutalmente.

 

El silencio de los venezolanos el lunes era un grito al mundo. No sorprende el "resultado", pero sí las cifras. Está claro que el boletín amañado debía ser por encima del resultado del 16J, que ha sido validado por los gobiernos democráticos en el mundo, pero por debajo del obtenido por Chávez en su última elección. 8 millones de votos no es un simple maquillaje, es toda una cirugía reconstructiva completa, con implantes de silicón y todo. El problema del régimen es que no es creíble, por brutal, ante el pueblo venezolano ni en la comunidad internacional. Una cosa mostró la calle y otra el CNE, la diferencia es abismal!

 

Reuters abre este 2 de agosto poniendo en duda los resultados leídos por Lucena. La agencia indica que fueron 3.7 millones para las 5:30 de la tarde,  de acuerdo a los informes que han obtenido desde dentro del CNE. Especialistas señalan que es imposible que tal nivel de participación haya podido modificarse sustancialmente con la movilización, en las dos  y más horas de extensión del proceso. Desde Londres, la directiva de Smartmatic en rueda de prensa denuncia que hubo manipulación en los resultados y advierte que no avala el boletín anunciado por las autoridades del organismo, además de no haber participado en el proceso de auditoría y control. Al menos un millón de votos podrían ser fraudulentos, considera el presidente de la empresa. Miguel Rodríguez Torres, ex ministro del Interior, Justicia y Paz,  denunció que hubo coordinación entre la FAN y los colectivos armados, alrededor de los centros de votación.

 

No podemos decir que sorprenda o no al interior del régimen la contundente respuesta nacional e  internacional frente al fraude constituyente. Pugnas internas dentro del chavismo, tanto por el poder como por el significado de Chávez, están aflorando. Las negociaciones previas con la oposición se cayeron porque el régimen siempre apuesta a ganar tiempo; la suspensión del proceso fraudulento por 40 días y las elecciones regionales vencidas era lo único que ofrecían, eso afectó incluso a quienes defienden al gobierno en las mediaciones. Desde dictador hasta el no reconocimiento de esta ANC, son los calificativos  que ha recibido el régimen por parte de las naciones que en cada hora se suman al desconocimiento. El  juego sube a otro tablero donde Cuba, Rusia, China y EE.UU juegan, ¿será que se le está yendo de las manos el proceso?

 

El pueblo venezolano está adolorido por las muertes sin solución, por la tremenda represión en los días previos y durante el acto comicial, por los muertos, los heridos, los robados, los detenidos, por la falta de justicia y el desconocimiento del régimen, la instalación de la ilegítima ANC, manchada por la sangre del pueblo,  será una bofetada al mismo pueblo, eso es seguro,  y está pasando del estupor al sentir que se produjo un gran fraude a la soberanía popular, a un enorme rechazo y eso lo va a movilizar. Por estas razones no decimos que es el fin del camino, sino el inicio de otra etapa.

 @alugodiaz

1