Caracas, Venezuela -

El dilema de la oposición: ¿Y qué tiene que ver Churchill?

Ángel Lugo

Secretario Político del Comité Ejecutivo Nacional de Acción Democrática

 

En el programa del respetable César Miguel Rondón, en entrevista a Laidy Gómez, una vez electa gobernadora por el voto popular, concluyó el periodista con una de las frases célebres de Churchill en 1938: “el que se humilla por ganar la paz, se queda con la humillación y con la guerra”. Aunque parece que el dicho es cierto, tiene variaciones pues estaba dirigido al Primer Ministro Chamberlain y no en genérico. A partir de allí, se desató una tormenta contra los ganadores de AD al decidir que aceptarían jurar frente a la ANC como paso previo a tomar posesión de sus cargos.

Hay cuestiones que llaman la atención: frente a la tremenda batalla que ha dado Andrés Velázquez en Bolívar, la respuesta ciudadana ha sido baja; en Zulia no han dejado asumir a Juan Pablo Guanipa, pero la respuesta ciudadana ha sido baja. Los cuatros gobernadores que asumieron, tuvieron demostraciones de apoyo y respuesta ciudadana negativa baja. ¿Entonces, debemos ver esto como un proceso nacional o un proceso regional?

“París bien vale una misa” dijo Enrique IV, quien repentinamente se convierte al catolicismo para poder reinar Francia. Esta frase se ha tomado para recrear decisiones tanto muy positivas como muy negativas, desde el pragmatismo por encima de los valores, hasta pragmatismo con valores dentro un proceso de conducción política bien definida. Se puede acceder al video de la juramentación en Youtube y observar la postura de los gobernadores,  dándole la vuelta al tema y  explicando sus legítimas razones. Hay que pasar por la alcabala: ellos consultaron en sus estados y el  pueblo les pidió aceptar cruzarla,  porque ese pueblo los quiere ver en sus cargos, aún cuando puedan estar atados de manos. Viendo la respuesta popular y por supuesto los problemas que van a tener que afrontar los gobernadores en medio de la lucha democrática, ¿cuál de los dos dichos tiene más valor?

No vamos a participar en las de Alcaldes.

Me referiré solo a Acción Democrática, que está en medio de esta vorágine. Es otra decisión difícil. Por parte de Acción Democrática la decisión obedece, en principio, al consenso y a la elección de las gobernaciones. No es decisión sola de AD sino de los principales partidos de la MUD, y es consecuencia, no de los resultados electorales, sino de todo lo que ocurrió alrededor de las elecciones a gobernadores. Esas son las condiciones electorales. No se fue a esa elección como mansos corderos al matadero sino que no se pudieron superar las condiciones. Entre el régimen y la abstención, porque creo que fue una combinación de factores de los cuales no puedo estimar su peso, dieron al traste a la posibilidad de ganar hasta 17 gobernaciones. Lo que venía después era la continuación de lucha, pero en otro tablero. Arrecia nuevamente la lluvia de improperios, ahora se suman los que quieren votar.

En la declaración oficial Henry Ramos fue muy claro: la lucha histórica de AD ha sido por el voto, se ha defendido y se ha participado en condiciones de desventajas institucionales, como ventajismo, uso de los recursos del Estado e inhabilitaciones.  El caso venezolano no es único. En el mundo distintas dictaduras han salido con el pueblo ejerciendo y defendiendo el derecho al voto. El frente de lucha es por elecciones libres, igualitarias, limpias y democráticas.

Es un momento muy difícil para las fuerzas democráticas y para la MUD.  Además de los improperios están el “te lo dije”, “la AN no hizo lo que tenía que hacer”, “la AN tenía que nombrar un nuevo CNE”, “los partidos no me representan”, “para qué votar”,  “¿ y ahora no vamos a votar?... No hay salida fácil ni indolora,  porque este es un problema de muchos años y tenemos al frente un régimen, no un simple gobierno. Lo que queda es seguir luchando. Y si quieren utilizar a Churchill, usen  aquel de “lo único que les puedo prometer es sangre, sudor y lágrimas” y al final Inglaterra se sobrepuso al régimen nazi.

1